La (aparente) derrota

June 12, 2018

          Si me preguntaran cuál es mi flor favorita sin pensarlo diría el jazmín puesto que llevo su nombre, sin embargo, la flor que más admiro no es el jazmín. La flor que más ha tocado mi corazón es el diente de león. “¡Pero el diente de león no es una flor!” Si, ya lo he escuchado muchas veces. Lo que conocemos como diente de león, son las semillas; si, ese capullo blanco que soplamos para divertirnos, esas son las semillas.

         Cuando me encontraba viviendo en Rusia, cada Primavera era especial. La esperábamos con ansias porque habíamos estado muchos meses bajo nieve. Para mí, originaria de México, vivir en Rusia cambió mi perspectiva del tiempo y de los procesos. En vez de decir “en Enero” comencé a decir “el próximo Invierno” y a decir “¡ya quiero que sea Primavera! O ¡ya quiero que pase el Otoño!” y fue ahí donde decidí que mi estación favorita era la Primavera. Cada que ésta llegaba, la nieve se derretía, el ambiente se hacía más cálido, de los árboles comenzaban a brotar pequeñísimas y tiernas hojas, los pájaros salían a revolotear y cantar, y las flores, que tanto amo, empezaban a asomarse entre la tierra. Para mí es un espectáculo fascinante y podía perderme viendo estos pequeños procesos que la naturaleza nos ofrece. Y vi en solares baldíos ¡infinitos dientes de león! Y por donde hubiera hierba crecida, ¡siempre había dientes de león! Así que iba, tomaba algunos y  uno a uno los soplaba a favor del viento para ver hasta donde llegaban las semillas.

 

Un diente de león es hermoso y nos ofrece alegría efímera. La gente los sopla y al tallo con el centro ya desnudo, simplemente los tiran. Así muchos creen que el diente de león sufre una derrota.

 

          ¿Cómo no creerlo? Si llega una persona, lo toma, lo arranca, lo levanta, aprisiona, sopla y le quita su cobertura y belleza, después lo tira como si nada y muchos hasta pisan lo que ha quedado. ¡Claro que es una derrota! Pero una derrota desde el punto de vista del “aquí” pero no desde el punto de vista del futuro.

          Para el diente de león, el haber pasado por todo esto, podría ser el final. Tiene toda la razón para sentirse derrotado, inútil, triste y en desaliento. Si el diente de león no tiene una visión a largo plazo, puede desfallecer al momento que toca el suelo. Sin embargo, si el diente de león puede ver más allá, en el futuro cercano, sabe que este suceso ha sido lo mejor que le ha pasado en una envoltura que a nadie le habría agradado. ¿Por qué lo mejor que le ha pasado? Porque el hecho de que una persona lo levante y trate de hacer que sus semillas vuelen muy lejos, es un favor que se le hace. Así, sus flores se esparcirán por más lugares y no sólo a su alrededor. Y cuando llegue el verano, se verán los lugares con hierba y llenos de flores amarillas, a donde las semillas que volaban, hayan llegado.

          Esto es lo mismo que sucede en nuestras vidas.  A veces nos sentimos como ese pequeño diente de león que fue arrancado a la fuerza y despojado de todo, incluso pisoteado y creemos que nuestra vida se ha terminado, que ya no podemos más y que es imposible salir de esa situación que nos tiene acorralados. ¿Es verdad esto? Quizás debamos ver un poquito más allá de la realidad momentánea por la que pasamos y darnos cuenta que lo mejor está por venir. Que el hecho de que tengamos un traspié no significa que estemos en derrota, significa que estamos pasando por un proceso de mejora.

 

Recordemos que las oportunidades siempre vienen envueltas en cambios, incomodidad e incluso dolor. De nosotros depende si tomamos esas oportunidades o las desechamos.

 

          Trata de mirar más allá, sé paciente contigo y espera, evita menospreciarte o hacerte menos, ámate, acéptate y abraza ese proceso, verás que en menos de lo que imaginas, será verano en tu vida y comenzarán a brotar flores donde sólo veías hierba. Jamás será una derrota el tomar tiempo para cambiar el interior y transformarse, simplemente será una pausa y regresarás con un corazón hermoso, con alegría, belleza y más oportunidades. ¿Creías que era una derrota? ¡Espera a ver el campo de tu vida lleno de flores amarillas!

 

 

 

 

 

 

Please reload

Our Recent Posts

Please reload

Archive

Please reload

Tags